Numismática antigua: la vida es una moneda (de colección)

Tener una moneda en la mano y que te tiemble el pulso de la emoción. Ver que cientos y cientos de años pesan en esa pieza desgastada mientras el perfil de un emperador parece desafiar el paso del tiempo. Y no poder siquiera imaginar por la cantidad de personas que pasó esa moneda.Ese vértigo histórico es el que seguro viven los coleccionistas de monedas antiguas. Hablamos de muy viejas de verdad, no de dos o tres siglos atrás como muchos se ufanan poseer. “La numismática antigua abarca desde el siglo VII A.C. hasta aproximadamente mediados del siglo XVI”, explica Ulises Gardoni Jáuregui (42), presidente de Adventvs, una institución que difunde esta ciencia interdisciplinaria.En el país crece cada vez más el interés con respecto a la numismática antigua, con varias camadas de jóvenes interesados. “Las monedas, tarde o temprano, llegan. El tiempo ayuda a que uno sea un buen coleccionista”, es una de las máximas de Ulises, un técnico químico orientado en la biotecnología.Por su parte, Darío Sánchez Vendramini (42), licenciado en Historia por la Universidad Nacional de Córdoba, aconseja que lo primero es estudiar. “Primero comprá el libro, después adquirí la moneda. Doy clases sobre numismática e historia monetaria romana porque es un tema ausente en la currícula de las carreras de historia en las universidades. Las de Grecia y Roma fueron culturas en las que las monedas desempeñaron un papel central, por ello no podemos comprender muchos procesos históricos centrales si no las incluimos en nuestro análisis”, explica el titular del seminario de Introducción a la Numismática Antigua -enfocado en la historia monetaria de la Roma Imperial- y del cual en 2018 se dictará la segunda parte en el Centro Filatélico y Numismático de Córdoba (CEFICO).Según Damián Salgado (48), una de las voces más autorizadas sobre el tema a nivel hispanoamericano, la moneda es -junto con la agricultura y la escritura- la invención más trascendental en la historia del hombre. “La moneda es el elemento de la cultura material que mejor representa a una civilización o una época. Contiene el arte, la escritura y el idioma, la religión de ese pueblo. En varios casos, las monedas constituyen el principal medio por el cual podemos establecer de manera objetiva la historia política de Estados de la Antigüedad, la Edad Media o el Oriente”, resume el experto. Pero en Argentina -se queja Gardoni Jáuregui- la mayoría de los museos no tiene espacio, ni interés ni curadores numismáticos de monedas. “Nuestra filosofía es que la moneda se alquila, nunca la comprás realmente: pasa de mano en mano hasta que llega a vos, sos un simple custodio temporal”, sostiene.
Volviendo a los cursos, Salgado dicta el Seminario de Numismática e Historia Monetaria en el Centro Numismático Buenos Aires, cuyo nivel inicial finaliza a fin de año y en 2018 dará otro curso avanzado que apuntará al Imperio Romano y Bizantino.Otro polo de aprendizaje es el Espacio Cultural Universitario de Rosario, en donde el Círculo Numismático de la ciudad santafesina dicta el curso Introductorio a la Numismática Antigua. “Abarcó desde el origen de la moneda en Grecia hasta el Alto Imperio romano con el emperador Diocleciano. Para 2018 dictaremos Bajo Imperio y luego será el segundo nivel, sobre monedas de los sátrapas occidentales y sasánidas”, resume Diego Raschetti Diez (42).Retomando el origen de Adventvs, Gardoni Jáuregui recuerda que hace algunos años se la pasaba charlando con su amigo Ricardo Veltri (38) acerca de la historia monetaria de civilizaciones antiguas. “Nos sentíamos unos lobos esteparios, sabíamos que había más gente interesada por esto, teníamos que reunirnos más allá del sitio CoNuVi (Comunidad Numismática Virtual) en dónde nos juntábamos a dar algunas charlas que abarcaban desde el origen de la moneda hasta la caída del imperio Romano”. Así nació el sitio de Facebook y, por último, el grupo de Whatsapp de Adventvs, en dónde se comparten imágenes de piezas antiguas entre los participantes del grupo. “Buscamos ser una mezcla entre lo académico y lo divulgativo”, agrega Ulises.Por último, asoman dos puntos polémicos en este universo. Por un lado el de la adquisición de piezas y su regulación y, por el otro, la cantidad de material falso que circula. “Desde hace algunas décadas se redoblaron los esfuerzos en la legislación internacional por combatir el expolio de los patrimonios arqueológicos y el tráfico ilegal de antigüedades. Ya hay una clara tendencia a reforzar los controles sobre bienes antiguos, incluidas las monedas. En muchos casos, es el coleccionista el que debe demostrar que su pieza tiene un origen lícito, algo que no siempre es fácil de lograr”, aporta Sánchez Vendramini. Y Salgado suma: “La legislación de la Unión Europea -el origen de la mayor parte de esas monedas-, es muy clara: expresamente permite la exportación de monedas antiguas, salvo que se demuestre que las mismas procedan del saqueo de un yacimiento arqueológico de un Estado miembro”.Y con respecto al material dudoso, Gardoni Jáuregui cierra con algunas pautas. “Hay que fijarse muy bien que la pieza no tenga una porosidad en exceso, signos de metal caliente -de que fue fundida y no acuñada- como así también prestar atención a bustos con detalles no demasiado claros y letras regordetas, características de que no serían piezas originales”._________________________________________________Numismática antigua: la vida es una moneda (de colección)UNA JOYA. El antoniniano de Marco Aurelio Mario.

Powered by WPeMatico

Smart Home

AdSense